¿Cómo saber si mi silla es ergonómica?

Para quien trabaja en una oficina es inevitable pasar largas horas de trabajo frente a un computador sentados en una silla de oficina –lo que aumenta la tensión a las estructuras de la columna vertebral. Para evitar el surgimiento o empeoramiento de los problemas a la espalda es importante contar con una silla ergonómica de oficina que dé apoyo a la parte baja de la espalda y promueva una buena postura.

¿Cuál silla ergonómica de oficina es la mejor?

Hay diferentes tipos de sillas ergonómicas disponibles para su uso en la oficina. Ningún tipo de silla de oficina es necesariamente la mejor, pero si es bueno fijarse en que la silla cuente con ciertas funcionalidades que se ajusten a las necesidades especificas del usuario.

¿Cómo reducir el dolor de espalda?

Antes que nada ninguna silla por si sola aliviará los dolores de espalda que puedas sufrir. Debes de considerar que cada silla ergonómica debe ser complementada con el adecuado escritorio o mesa de trabajo que se ajuste a tus necesidades de trabajo. Asimismo se recomienda que el trabajador no pase demasiado tiempo en una postura rígida o incómoda, el bienestar vendrá necesariamente de la mano de una correcta postura en el trabajo y de utilización adecuada de los elementos de trabajo.

¿Qué características debe tener una buena silla ergonómica?

Hay una serie de cosas que una buena silla ergonómica de oficina debe tener, incluyendo:

  • Altura del asiento: La altura del asiento de la silla debe ser fácilmente ajustable. Una palanca de ajuste neumático es la forma más sencilla de hacerlo. A la altura del asiento que varía de aproximadamente 40 a 53 centímetros del suelo debería funcionar para la mayoría de la gente. Esto permite que el usuario tenga sus pies apoyados en el suelo, con los muslos y los brazos horizontales, aún a la altura de la mesa.

  • Anchura del asiento y profundidad: El asiento debe tener suficiente anchura y profundidad para apoyar cualquier usuario cómodamente. Normalmente 45 a 58 centímetros de ancho es la norma. La profundidad (de adelante hacia atrás del asiento) debe ser suficiente para que el usuario pueda sentarse con su espalda contra el respaldo de la silla de oficina ergonómica dejando aproximadamente de 5 a 10 centímetros entre la parte posterior de las rodillas y el asiento de la silla.

  • Soporte lumbar: El soporte para su espalda en una silla ergonómica es muy importante. La columna tiene una curva hacia adentro, y si no está correctamente apoyada, puede tender a modificar  su curva natural y aplanarse. Algunas sillas ergonómicas incluyen un ajuste lumbar que puede ser regulado en su altura y profundidad por lo que cada usuario puede obtener el ajuste apropiado para apoyar la curva hacia el interior de la espalda.

  • Respaldo: El respaldo de una silla de oficina ergonómica debe ser de 40 a 55 centímetros de ancho. Si el respaldo es separado del asiento, debe ser ajustable en altura y ángulo. Debe ser capaz de soportar la curva natural de la columna vertebral, con especial atención al apoyo adecuado de la región lumbar. Algunas sillas incorporan el ajuste de respaldo en ángulos de avance y retroceso, con un mecanismo de bloqueo para asegurarlo de ir demasiado lejos hacia atrás una vez que el usuario ha determinado el ángulo apropiado.

  • Material del asiento: El material en el asiento de la silla de oficina y de vuelta debe tener suficiente relleno para ser cómoda para sentarse durante largos períodos de tiempo. Tener un tejido de tela respirable es preferible a una superficie más dura. Modelos más avanzados cuentan con asiento de malla mesh tensada, que se amolda rápidamente a la posición y medidas del usuario.

  • Apoyabrazos: Los apoyabrazos permiten descansar los hombros y espalda del tedioso trabajo frente al computador. Deben permitir a los brazos del usuario apoyarse cómodamente para estar relajado. Muchas sillas incorporan apoyabrazos que pueden ser regulados en altura e incluso con respecto a la ubicación del asiento.

  • Giratoria: Cualquier silla ergonómica o sillón debe contar con ruedas para girar fácilmente, por lo que el usuario puede llegar a diferentes áreas de su escritorio sin esfuerzo.

  • Silla reclinable: Para algunas personas, estar sentado en una posición reclinada es más cómodo para la espalda. Por ejemplo, las personas con dolor causado por una estenosis espinal o por Enfermedad degenerativa del disco o discopatía a menudo se sienten más cómodas en una posición reclinada con los pies apoyados en un reposapiés. Para estas personas, una opción puede ser utilizar una silla reclinable mientras se trabajaba. Mejor aún si la silla tiene un mecanismo de reclinación sincrónico, que como su nombre lo dice, permite la reclinación conjunta y sincronizada del asiento y respaldo.

No importa qué tipo de silla ergonómica o sillón de oficina se utiliza, toma siempre pequeños descansos con breves caminatas durante la jornada laboral para mejorar la circulación.

Levantarse de la silla de vez en cuando puede fortalecer una mejor postura, aliviar la tensión en los ojos, y reducir la fatiga.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes apoyarnos con un like o recomendar está página a un conocido, también puedes comentar más abajo, te leemos!

¿Te resultó útil esta entrada de blog?
Publicado en: Consejos sobre Sillas
Apasionado por el diseño y la fabricación de muebles.
arrow_upward